Ago 2 2012

Enredo en la hélice

Dicen que hay dos tipos de navegantes, los que alguna vez han sufrido un enredo en la hélice, y los que aún no lo han hecho. Desde el pasado fin de semana pertenezco al selecto club de los primeros.

Enredo en la hélice - Codera enredada en la hélice
Tras una travesía estupenda en compañía de unos amigos (tres de ellos con cierta experiencia marinera) arrumbamos al puerto de Badalona para atracar. El velero es un 46 pies, muy maniobrable pero sin hélice de proa, y tenemos un viento de unos 15 kts. Como el viento nos entrará por el través en el amarre, organizo ya desde la bocana a la tripu para que los más experimentados se encarguen de las amarras de popa, que serán las más críticas, y el tercero lo haga de una de las guías del muerto, que se hace firme en proa. Los que saben menos, uno con el bichero para sujetarse al barco a barlovento, otro con una defensa en la mano por si hiciese falta y un tercero pendiente de la guía del muerto que quedará a sotavento, que es la menos urgente.

Cuando encaro el canal observo que no tenemos barcos vecinos, ni inmediatamente a barlovento ni ninguno a sotavento así que les prevengo de que hay que hacer la maniobra rápido para evitar que el viento nos deje atravesados en el amarre. Aclarar a los no-navegantes que cualquier barco mantiene su capacidad de gobierno (maniobra) mientras tenga arrancada (velocidad). En cuanto se para, el agua deja de correr a lo largo de la pala del timón y ésta pierde su función, convirtiendo tu barco en un trozo de corcho que flota… allá donde lo empuje el viento.

Entro con cierta velocidad para mantener gobierno, corto gas, avante para parar arrancada y detengo el barco a medio metro del pantalán. El marinero nos da rápidamente amarras de popa y en cuanto se han hecho firmes, doy una palada avante a medio gas para mantener la distancia e impedir un poco el abatimiento de la proa.

Mientras en proa hacen firme, ayudo al tripulante junto a mí con el nudo en la cornamusa y entonces me doy cuenta de que el marinero no nos ha dado todavía la segunda guía del muerto. No me da tiempo a pedírsela cuando suena el pitido del motor y se detiene. De inmediato pongo punto muerto, arranco, todo bien, doy avante suave y de nuevo pitido y se para.

Como en proa ya está hecha firme la amarra y el barco está seguro ya no lo intento más (en ese momento aún no sospechaba el porqué de la parada), le pido la guía al marinero, que se sorprende pues creía que teníamos pata de gallo, y al ir a dármela vemos que se a enredado en la hélice (Motor con saildrive situado a unos 5 metros de la popa más o menos).

Hoy he estado en el puerto, es el día que viene el buzo y he de decir que han sido rápidos, eficientes y que una vez comentada y razonada la situación han asumido el coste, que en principio pretendían que pagara yo. Así que vaya mi agradecimiento de entrada a Marina Badalona por ser razonables en este punto

Enredo en la hélice - Cabo enredado en la hélice

Y algunos puntos de reflexión para intentar mejorar:

¿Atracar con viento? Entiendo que 15 kts no es un vendaval, como para irse a la gasolinera y esperar a que amaine. Si superase los 20 kts, lo más juicioso sería abarloarse en el muelle que ofrezca mejores garantías y tener paciencia antes de arriesgarse a causar daños en tu barco u otros. También la decisión puede variar si atracas sólo o en compañía de tripulación experimentada capaz de ejecutar las maniobras rápido y sin peligro.

¿Dar gas una vez amarrado en popa? Es el modo evitar el abatimiento de la proa hasta llevar el cabo-guía del muerto hasta la proa y hacerlo firme. En un barco de cierta eslora puede suponer casi medio minuto desde que paramos, y con viento eso supone cruzarnos en el amarre y puede que causar daños.

¿La hélice puede aspirar la guía del muerto?. El cabo-guía debe ser de longitud suficiente como para sacar varias brazadas antes de que se tense. Convenientemente lastrado, no debería levantarse por si solo del fondo. He visto que el vecino ha colgado unos grilletes viejos a su guía para que se hunda antes. Parece útil, pero tal vez en caso de enganchada puede dañar la hélice.

¿Cómo se ha de coger la guía del muerto? Hemos de fijarnos bien en la posición de la hélice del barco, algunos veleros la tienen justo bajo el espejo de popa, delante de la pala del timón (hélice con eje) y otros bajo el motor que suele estar más o menos centrado (sistema de cola o saildrive). Es importante al recoger brazadas de cabo, tirar en una dirección que aleje el cabo de la hélice,la orza y el timón para evitar líos. El tripulante que la lleve a proa debe mantener algo de tensión mientras camina por la banda.

¿Podría haber amarrado en el hueco más a barlovento para sujetarme al barco vecino? Y luego filar un cabo hasta mi plaza de amarre… Esa es una opción que puedo valorar en próximas ocasiones.

Enredo en la hélice en alta mar

En esta ocasión el desenredo lo ha llevado a cabo un profesional (en el interior de los puertos y marinas no está permitido sumergirse uno mismo por razones de responsabilidad civil), pero me pregunto qué habría que hacer en caso de enredar un cabo o un trozo de red a la deriva, estando en alta mar, o en un fondeo. Creo que eso da para otro post en el blog, cuando haya reunido suficiente información (que no significa que lo vaya a probar 🙂


Sep 15 2011

Los faros de Baleares (Mallorca)

Ha resultado un verano intenso en navegaciones, en los que he sumado unas 1300 nm, otro paso más en el proceso de convertirme en navegante. En total tres travesías a las islas con condiciones variadas, diversidad de incidentes – todos resueltos felizmente- y muchas anécdotas para recordar.

He aprovechado para fotografiar muchos de los faros, que ya parecen testimonio de otras épocas. En la actualidad, con la generalización de uso de los GPS y Plotters, parece que se le da menos importancia a estas valiosas ayudas a la navegación, que durante años han significado casi el único modo de orientar a los marinos en sus recaladas; pero lo cierto es que durante estas últimas travesías, en ocasiones han supuesto una importante ayuda adicional, como se verá más adelante.

 

El Faro de la Creu de Sòller

Uno de los primeros destinos de quienes se aventuran en la travesía a Mallorca, Sóller cuenta con dos faros que indican la entrada a la bahía natural, dentro de la que se ubica el puerto. Se conservan los restos de un faro anterior, construido en 1862 que quedó en desuso por estar demasiado expuesto a los temporales de NW. Se puede ver desde 13nm

El faro de Tramuntana en Dragonera

Junto con el de Llebeig, sustituyeron al antiguo faro de na Pòpia, ubicado en lo alto de la isla y que dejó de usarse pues los días de niebla la luz quedaba por encima y no se veía.

El faro del puerto de Andratx

Es más un indicador de entrada al puerto natural de Andratx que un faro propiamente dicho, función que corresponde más al Faro de la Mola, ubicado en lo alto de uno de los acantilados que rodean la entrada.

El faro de Cabrera

Ubicado al SW de la isla, he tenido ocasión de verlo por primera vez este verano, pues a pesar de haber estado otras veces en Cabrera, nunca la habíamos rodeado por completo. Sorpresa pues bien bonito es 🙂

El faro del Cap de Ses Salines

Regresando a Mallorca desde Cabrera, nos encontramos con este faro. Lamentablemente la distancia de varias millas a la que pasamos me impidió hacer una foto en condiciones, así que queda pendiente…

El faro de Portocolom

La segunda vez que amarrábamos en este precioso puerto natural, ahora a bordo del Marjuin, nos permitió disfrutar de nuevo de este bonito faro que se alza justo a la entrada, en la punta de Ses Crestes. Su grupo de 2 destellos cada 10 segundos debería verse a diez millas.

El faro de Capdepera

Marca el punto en que viramos para pasar de la costa E de la isla a la NE, que ocupan casi en su totalidad las bahías de Alcúdia y Pollensa. Con sus 16 millas de alcance, es una buena referencia cuando se cruza desde Menorca.

El faro de la isla de la Aucanada

Esta luz situada en una pequeño islote próximo a tierra, indica el acceso al puerto de Alcúdia. Fondeamos cerca, en una zona de arena rodeada de piedras con una sonda bastante baja. El constante tráfico de motoras y ferries lo convierten en un sitio un poco incómodo.

El faro de la punta de la Avanzada

A poca distancia del puerto de Pollensa, Eu Moll, como lo llaman los locales, hay una zona de fondeo protegida por una lengua de tierra, en cuyo extremo se alza este faro, que nos resultó muy útil en nuestra recalada nocturna con el Naruto, cruzando el canal de Menorca.

El faro de Formentor

Una de las referencias habituales en muchas travesías. Incluso viniendo de Ibiza rumbo a Barcelona se divisa perfectamente la luz de este faro que tiene un alcance de 21nm. Como está situado a más de 200 mts sobre el nivel del mar, resulta impresionante al navegar por debajo al pie del farallón.

 

Aquí no figuran todos los faros de la isla de Mallorca, pero he encontrado una estupenda web donde los enumeran todos con sus características y algo de historia, de recomendable lectura. Prometo seguir con más faros, los de las travesías a Menorca, Ibiza y Formentera, además de un bonus especial…


Jul 20 2011

Vídeo turbonada en Barcelona

Vídeo de la regata Tot Maresme 2011, en la que aumentó repentinamente el viento debido al frente de turbonada de una gran nube de tormenta que se estaba formando más al norte. Pasar de 8 a 35 kts en poco tiempo no debe ser un problema si te anticipas y reduces vela convenientemente, pero eso si, hay que hacerlo si lo que quieres es pasarlo bien…

No nos llegó a llover mientras estábamos embarcados, pero una hora después de atracar, el cielo se desplomó sobre nuestras cabezas.

¿Qué es un frente de turbonada?
La turbonada es un aumento fuerte y súbito de la intensidad del viento que generalmente va asociado al paso de frentes o a tormentas. Se debe al desplome de una masa de aire que se enfría rápidamente y al llegar a la superficie se desparrama en dirección opuesta al punto de origen y a veces, aunque no siempre, en la dirección del viento. Es como el agua de una cascada cuando llega al suelo, que se esparce con fuerza en varias direcciones.

En el caso de la que vivimos en esta regata, la causa más probable es que la masa de agua de la fuerte lluvia que comenzó más al norte de nuestra posición, enfrió y desplazó toda la masa de aire que la envolvía generando la turbonada.

La que sufrimos de noche esta pasada primavera durante la regata Ophiusa 2011 nos pilló más por sorpresa, pues aunque hacía un rato que veíamos algunos relámpagos en el horizonte, la noche era muy oscura y no pudimos ver la forma de las nubes hasta que llegó el “grop”.

¿Cómo se predice una turbonada?
Los grupos de nubes bajas con aspecto de frente, oscuras y definidas como un muro de hormigón, son un buen indicador de que el viento puede aumentar significativamente en poco tiempo. Así pues, ante la duda, lo mejor es hacer un rizo o dos de forma preventiva y si cuando alcanzamos la nube no ocurre nada, pues volvemos a desplegar velas y seguimos.

 


Mar 16 2011

Fotos rescate de náufragos en helicóptero

Algunas fotos del reciente ejercicio de rescate en helicóptero de Salvamento Marítimo. El dispositivo Helimer204, con base en Reus colaboró con ANAVRE en las jornadas de Formación en Seguridad para navegantes. Ver su actuación desde dentro fue impresionante y he querido compartirlo en imágenes.



Ago 18 2010

Vela ligera – Navegando en Raquero

Raquero, velero de vela ligera de escuela

Un Raquero, es una embarcación específicamente diseñada para el aprendizaje de la vela. Es un velero sencillo y de comportamiento noble que permite familiarizarse con los diferentes rumbos y configuraciones vélicas antes (o después, en mi caso) de pasar a barcos de crucero.

En la pasada travesía a Menorca, Andreu me hizo una demostración del manejo simultáneo de caña y escota de mayor, para controlar el exceso de potencia de la vela cuando bajábamos planeando las olas, y de ese modo evitar la orzada. Creo que unas cuantas clases de vela ligera que me den soltura me irán muy bien, así que ya voy apuntando en esa dirección.Un Raquero de vela ligera en la playa de cubellas

En la Base Náutica de Cubelles, Mario y Sara se sueltan con sus primeras clases a bordo de un Raquero de escuela. Ceñidas, empopadas, largos y viradas de boya durante tres horas, y al final un briefing para corregir errores y resolver dudas. Si aprenden rápido pasarán a manejar un Velic, embarcación algo más rápida y más inestable, que les exigirá más rapidez y concentración para gobernarla.

Velic de vela ligera

Ambas embarcaciones son un reflejo en miniatura de un barco de crucero. Foque, mayor, botavara, escota, contra… todo exactamente igual pero a una escala menor y manejable sin necesidad de winches. Y como al acabar, se suben a la playa y se desmontan, es el cacharro ideal para aprender.

Tú que opinas, ¿merece la pena hacer un curso de vela ligera? Si… No? Deja un comentario con tu opinión.

De momento, un poco de vídeo, rodado en la Base Náutica de Cubelles, mientras me voy buscando una escuela que me enseñe lo básico.