Sep 15 2011

Los faros de Baleares (Mallorca)

Ha resultado un verano intenso en navegaciones, en los que he sumado unas 1300 nm, otro paso más en el proceso de convertirme en navegante. En total tres travesías a las islas con condiciones variadas, diversidad de incidentes – todos resueltos felizmente- y muchas anécdotas para recordar.

He aprovechado para fotografiar muchos de los faros, que ya parecen testimonio de otras épocas. En la actualidad, con la generalización de uso de los GPS y Plotters, parece que se le da menos importancia a estas valiosas ayudas a la navegación, que durante años han significado casi el único modo de orientar a los marinos en sus recaladas; pero lo cierto es que durante estas últimas travesías, en ocasiones han supuesto una importante ayuda adicional, como se verá más adelante.

 

El Faro de la Creu de Sòller

Uno de los primeros destinos de quienes se aventuran en la travesía a Mallorca, Sóller cuenta con dos faros que indican la entrada a la bahía natural, dentro de la que se ubica el puerto. Se conservan los restos de un faro anterior, construido en 1862 que quedó en desuso por estar demasiado expuesto a los temporales de NW. Se puede ver desde 13nm

El faro de Tramuntana en Dragonera

Junto con el de Llebeig, sustituyeron al antiguo faro de na Pòpia, ubicado en lo alto de la isla y que dejó de usarse pues los días de niebla la luz quedaba por encima y no se veía.

El faro del puerto de Andratx

Es más un indicador de entrada al puerto natural de Andratx que un faro propiamente dicho, función que corresponde más al Faro de la Mola, ubicado en lo alto de uno de los acantilados que rodean la entrada.

El faro de Cabrera

Ubicado al SW de la isla, he tenido ocasión de verlo por primera vez este verano, pues a pesar de haber estado otras veces en Cabrera, nunca la habíamos rodeado por completo. Sorpresa pues bien bonito es 🙂

El faro del Cap de Ses Salines

Regresando a Mallorca desde Cabrera, nos encontramos con este faro. Lamentablemente la distancia de varias millas a la que pasamos me impidió hacer una foto en condiciones, así que queda pendiente…

El faro de Portocolom

La segunda vez que amarrábamos en este precioso puerto natural, ahora a bordo del Marjuin, nos permitió disfrutar de nuevo de este bonito faro que se alza justo a la entrada, en la punta de Ses Crestes. Su grupo de 2 destellos cada 10 segundos debería verse a diez millas.

El faro de Capdepera

Marca el punto en que viramos para pasar de la costa E de la isla a la NE, que ocupan casi en su totalidad las bahías de Alcúdia y Pollensa. Con sus 16 millas de alcance, es una buena referencia cuando se cruza desde Menorca.

El faro de la isla de la Aucanada

Esta luz situada en una pequeño islote próximo a tierra, indica el acceso al puerto de Alcúdia. Fondeamos cerca, en una zona de arena rodeada de piedras con una sonda bastante baja. El constante tráfico de motoras y ferries lo convierten en un sitio un poco incómodo.

El faro de la punta de la Avanzada

A poca distancia del puerto de Pollensa, Eu Moll, como lo llaman los locales, hay una zona de fondeo protegida por una lengua de tierra, en cuyo extremo se alza este faro, que nos resultó muy útil en nuestra recalada nocturna con el Naruto, cruzando el canal de Menorca.

El faro de Formentor

Una de las referencias habituales en muchas travesías. Incluso viniendo de Ibiza rumbo a Barcelona se divisa perfectamente la luz de este faro que tiene un alcance de 21nm. Como está situado a más de 200 mts sobre el nivel del mar, resulta impresionante al navegar por debajo al pie del farallón.

 

Aquí no figuran todos los faros de la isla de Mallorca, pero he encontrado una estupenda web donde los enumeran todos con sus características y algo de historia, de recomendable lectura. Prometo seguir con más faros, los de las travesías a Menorca, Ibiza y Formentera, además de un bonus especial…


Jul 19 2011

Regata Tot Maresme 2011. Turbonada.

 

Regata muy divertida y emocionante la de este domingo de julio. La Tot Maresme congrega a las flotas de los 5 clubes náuticos del Maresme y es la última oportunidad de entrenar para las tripulaciones que desean acudir a la próxima Copa del Rey. Así que ahí nos tienes., más de 30 barcos para tomar la salida, esperando a que entre algo de viento, y el comité aplazando la prueba.

Al cabo de un rato, empieza a subir algo, unos 8 kts y se da la salida. Mientras nos acercamos a la línea formada por boya y barco del comité, vemos que la nube que presagiaba lluvia un poco más al norte se ha vuelto negra y amenazadora. Alguien comenta, hoy no nos libramos de mojarnos….. no ha terminado de decirlo cuando una racha nos abofetea en la cara. Miro a Josep Maria, a la caña, y le digo, las etiquetas de los stoppers de los rizos están cambiadas, el que pone rizo 2 es en realidad el uno. Responde, no, no creo que haga falta… y diez segundos después, nueva racha, aún más fuerte y … venga, vamos a poner un rizo.

Nos liamos un poco con el rizo y tardamos algo más de la cuenta pero queda impecable. Al volver a mirar el resto de la flota vemos que los veleros que nos han adelantado durante la maniobra ya tienen dificultades para mantener el rumbo, con la escota de mayor largada a tope y muchos con foques grandes y ligeros. Hemos pasado de unos 8 kts que había en la salida, a rachas de 35 nudos en apenas medio minuto, parece un frente de turbonada de la gigantesca célula convectiva que tenemos ya encima de nuestras cabezas.

No llueve, pero hay rociones para todos, algunos “fullshower style”, así que entre maniobras organizamos un concurso de camisetas mojadas. Al virar la boya de sotavento todo se calma, el viento aparente baja mucho porque navegamos al largo, así que aprovechamos para poner algo de orden en la bañera mientras planeamos las olas a orejas de burro.

Nueva ceñida, que esta vez ya no nos pilla por sorpresa y escuchamos por la radio como varias embarcaciones se retiran, alguna de ellas con desperfectos. ¡Esto es la guerra! Nueva remontada de boya y de nuevo abajo hasta la línea de llegada.

Es la segunda regata del Kiai y ya hemos mejorado algo el resultado, pues algunos barcos nos quedan por la popa (en tiempo compensado, en real llegamos los terceros o cuartos). Todavía queda mucho por recorrer, pero se ha comprobado que es un barcazo, que con su orza de plomo aguanta lo que le echen y que la tripu del Mentha le saca punta a cualquier barco.

¿Qué he aprendido hoy?
Hay que leer constantemente el cielo y el mar. Aunque el cambio sea rápido, siempre nos dará pistas suficientes para tomar una decisión a tiempo. Y cuando se toma la decisión hay que actuar deprisa pero con calma. Se acaba antes 🙂

Y aquí más fotos, algunas mejores que otras. Las cuelgo por el interés del fenómeno meteorológico [flickr-gallery mode=”photoset” photoset=”72157627107844541″ ]