Jul 20 2011

Vídeo turbonada en Barcelona

Vídeo de la regata Tot Maresme 2011, en la que aumentó repentinamente el viento debido al frente de turbonada de una gran nube de tormenta que se estaba formando más al norte. Pasar de 8 a 35 kts en poco tiempo no debe ser un problema si te anticipas y reduces vela convenientemente, pero eso si, hay que hacerlo si lo que quieres es pasarlo bien…

No nos llegó a llover mientras estábamos embarcados, pero una hora después de atracar, el cielo se desplomó sobre nuestras cabezas.

¿Qué es un frente de turbonada?
La turbonada es un aumento fuerte y súbito de la intensidad del viento que generalmente va asociado al paso de frentes o a tormentas. Se debe al desplome de una masa de aire que se enfría rápidamente y al llegar a la superficie se desparrama en dirección opuesta al punto de origen y a veces, aunque no siempre, en la dirección del viento. Es como el agua de una cascada cuando llega al suelo, que se esparce con fuerza en varias direcciones.

En el caso de la que vivimos en esta regata, la causa más probable es que la masa de agua de la fuerte lluvia que comenzó más al norte de nuestra posición, enfrió y desplazó toda la masa de aire que la envolvía generando la turbonada.

La que sufrimos de noche esta pasada primavera durante la regata Ophiusa 2011 nos pilló más por sorpresa, pues aunque hacía un rato que veíamos algunos relámpagos en el horizonte, la noche era muy oscura y no pudimos ver la forma de las nubes hasta que llegó el “grop”.

¿Cómo se predice una turbonada?
Los grupos de nubes bajas con aspecto de frente, oscuras y definidas como un muro de hormigón, son un buen indicador de que el viento puede aumentar significativamente en poco tiempo. Así pues, ante la duda, lo mejor es hacer un rizo o dos de forma preventiva y si cuando alcanzamos la nube no ocurre nada, pues volvemos a desplegar velas y seguimos.

 


Jul 19 2011

Regata Tot Maresme 2011. Turbonada.

 

Regata muy divertida y emocionante la de este domingo de julio. La Tot Maresme congrega a las flotas de los 5 clubes náuticos del Maresme y es la última oportunidad de entrenar para las tripulaciones que desean acudir a la próxima Copa del Rey. Así que ahí nos tienes., más de 30 barcos para tomar la salida, esperando a que entre algo de viento, y el comité aplazando la prueba.

Al cabo de un rato, empieza a subir algo, unos 8 kts y se da la salida. Mientras nos acercamos a la línea formada por boya y barco del comité, vemos que la nube que presagiaba lluvia un poco más al norte se ha vuelto negra y amenazadora. Alguien comenta, hoy no nos libramos de mojarnos….. no ha terminado de decirlo cuando una racha nos abofetea en la cara. Miro a Josep Maria, a la caña, y le digo, las etiquetas de los stoppers de los rizos están cambiadas, el que pone rizo 2 es en realidad el uno. Responde, no, no creo que haga falta… y diez segundos después, nueva racha, aún más fuerte y … venga, vamos a poner un rizo.

Nos liamos un poco con el rizo y tardamos algo más de la cuenta pero queda impecable. Al volver a mirar el resto de la flota vemos que los veleros que nos han adelantado durante la maniobra ya tienen dificultades para mantener el rumbo, con la escota de mayor largada a tope y muchos con foques grandes y ligeros. Hemos pasado de unos 8 kts que había en la salida, a rachas de 35 nudos en apenas medio minuto, parece un frente de turbonada de la gigantesca célula convectiva que tenemos ya encima de nuestras cabezas.

No llueve, pero hay rociones para todos, algunos “fullshower style”, así que entre maniobras organizamos un concurso de camisetas mojadas. Al virar la boya de sotavento todo se calma, el viento aparente baja mucho porque navegamos al largo, así que aprovechamos para poner algo de orden en la bañera mientras planeamos las olas a orejas de burro.

Nueva ceñida, que esta vez ya no nos pilla por sorpresa y escuchamos por la radio como varias embarcaciones se retiran, alguna de ellas con desperfectos. ¡Esto es la guerra! Nueva remontada de boya y de nuevo abajo hasta la línea de llegada.

Es la segunda regata del Kiai y ya hemos mejorado algo el resultado, pues algunos barcos nos quedan por la popa (en tiempo compensado, en real llegamos los terceros o cuartos). Todavía queda mucho por recorrer, pero se ha comprobado que es un barcazo, que con su orza de plomo aguanta lo que le echen y que la tripu del Mentha le saca punta a cualquier barco.

¿Qué he aprendido hoy?
Hay que leer constantemente el cielo y el mar. Aunque el cambio sea rápido, siempre nos dará pistas suficientes para tomar una decisión a tiempo. Y cuando se toma la decisión hay que actuar deprisa pero con calma. Se acaba antes 🙂

Y aquí más fotos, algunas mejores que otras. Las cuelgo por el interés del fenómeno meteorológico [flickr-gallery mode=”photoset” photoset=”72157627107844541″ ]


Abr 27 2011

Vídeo Ophiusa 2011

Unas imágenes de la VIII Regata Ophiusa. Una edición dura pero divertida. Con viento de NE Fuerza 7 y un chubasco para rematar la jugada.
Como el año pasado, a bordo del Hydra.