Ene 28 2013

¿Se puede navegar en invierno?

Navegar en Invierno - Maresme Sud

El otro día me sorprendieron con una pregunta, que creo que es un reflejo de la visión que tiene gran parte de la sociedad acerca de nuestro deporte:

“En invierno ¿también se navega?”

Vivimos en un país donde, al referirse a la navegación a vela, muchos imaginan al velero fondeado en una idílica cala de aguas turquesas -desierta, por supuesto- y a una tripulación ocupado sus jornadas en largas siestas tan sólo interrumpidas por un chapuzón ocasional para aliviarse del calor.

El caso es que en el resto de países de Europa, esta situación es bastante distinta. Se considera una actividad deportiva, en un medio que puede llegar a ser hostil y que requiere de una formación y de unos conocimientos que exigen de pasión y de una voluntad de aprendizaje contínuo. Así que es frecuente ver a navegantes ingleses y franceses con su traje de aguas, gorro y guantes, navegando llueva o haga sol en aguas del Solent o de Bretaña. Muchos de ellos no tienen barco propio, pero si muchas millas navegadas. Centros como Les Glénans en Francia o los centros de formación de la RYA en Gran Bretaña desarrollan cursos especializados para casi cualquier tipo de necesidad relacionada con la navegación. Son cursos a los que los navegantes acuden sólo por la voluntad de aprender, ya que en sus países no es necesaria titulación para gobernar embarcaciones de recreo a vela.

En España estamos a años luz de ese modelo, hay una especie de obsesión por acumular títulos y galones rellenando exámenes tipo test y por contra, escaso interés en navegar en cuanto las condiciones no son ideales. Todo ello fortalece, aquí, una cierta imagen de actividad ociosa y opulenta, al alcance de unos pocos afortunados que no tienen otro modo mejor para broncearse en verano alejados de las muchedumbres de las playas. Dicho lo cual, uno entiende el porqué del afán protector y recaudador de la Administración que… bueno, eso lo dejo que me lío y me alejo de la pregunta, que hoy me ha dado por desvariar.

¿Se puede navegar en invierno? Si, en invierno se navega, igual de bien que en verano, y a veces hasta mejor, sólo que hay que abrigarse un poco más y estar algo más atento a los pronósticos meteo, que suelen ser algo menos fiables que en verano. Si se prevé travesía nocturna hay que usar un sistema de capas que permita mantener el calor expulsando la transpiración, y una chaqueta impermeable y transpirable. Botas de agua, guantes, gorro. ¡En una guardia de madrugada no sobra nada!

Esta mañana en aguas de Premià, segunda prueba de la regata Maresme Sud 2013, más de 25 barcos en el agua, temperatura casi agradable, pero la mayoría de tripulaciones bien abrigadas 🙂

Navegar en Invierno - Maresme Sud

Navegar en Invierno - Maresme Sud

Navegar en Invierno - Maresme Sud

Navegar en Invierno - Maresme Sud

Navegar en Invierno - Maresme Sud

Navegar en Invierno - Maresme Sud

Navegar en Invierno - Maresme Sud

Navegar en Invierno - Maresme Sud

La semana que viene comienza, en aguas de Barcelona, el Campionat Interclubs de Catalunya, donde tripulaciones de más de un centenar de embarcaciones pelearán por el podio, haga frío o haga calor.

 


Ago 22 2012

Travesía Mediterráneo a vela: las fotos

Algunas fotos de la travesía de los tres cabos, navegando a vela



Abr 28 2012

Vídeo navegando en el Pakea Bizkaia Imoca 60 en Barcelona

Salir una tarde a navegar a bordo de un velero de carreras no es una ocasión que pueda desperdiciarse, así que cuando supe que el Pakea Bizkaia, el Imoca 60 con el que Unai Basurko hizo un tercer puesto en la Velux 5 Oceans del 2007, está en Barcelona y se puede probar, no me lo pensé dos veces y decidí que sería la ocasión ideal para volver a navegar tras dos meses en seco.
Imoca60 Pakea Bizkaia navegando en Barcelona

Sensaciones similares a las del Mirabaud, aquél otro Imoca, algo más antiguo, que tuve ocasión de probar el año pasado. La combinación de su gran eslora,  poco desplazamiento (8 toneladas para un barco de 60 pies es muy poco) y una gran superficie vélica consigue prestaciones considerablemente superiores a las de veleros más normales. Además de su velocidad que es lo primero que llama la atención, el manejo es muy cómodo y reactivo. Al tener tan poco peso, los cambios de rumbo y ajustes en la caña son directos e instantáneos con una sensación más de estar manejando un vela ligera que un barco de crucero.

La salida fue corta, poco más de una hora que sin embargo bastó para recorrer el litoral barcelonés con puntas de 15 kts en un día de poco viento y mar de fondo de gregal. Esta inciciativa de convertir el Pakea Bizkaia en un velero disponible para salidas es de Roger, la cabeza pensante y navegante de ItacaAdventure. Así que si te gusta navegar y siempre has querido probar un Imoca y saber qué se siente a la caña de uno de estos bólidos, ahora ya no tienes excusa. Yo por lo pronto repetiré en una travesía más larga.


Jun 28 2011

Regata La Dragonera 2011

Una edición histórica de esta tradicional regata de altura, la Dragonera,  organizada por el CN EL Balís y el CN Andratx. Récord de la regata en tiempo real del velero Duende (12 horas), más de 8 kts de media a bordo del Hydra, y toda la noche sin dormir, para lograr un merecido tercer puesto (bueno, merecíamos el segundo, pero ya se sabe que no hay nada seguro hasta cruzar la línea de llegada 🙂

Otras cifras curiosas, en algún momento de la regata habían más de 75 nm de diferencia entre el primer y último participante, y es que las condiciones méteo fueron implacables con quienes no consiguieron salir rápido de la zona de calmas pegada a la costa. Los participantes en solitario o a dos aún lo tuvieron más difícil pues salieron 5 minutos después y eso marcó una gran diferencia. Mientras nosotros, una vez alcanzada la franja de viento de tramontana a unas millas de la costa, planeábamos con el asimétrico con puntas de 12 y 14 kts, ellos se desesperaban durante horas en calmas y ventolinas. El resultado, para nosotros, acabar la regata en menos de 16 horas -sin dormir- y disfrutar de un descanso en Andratx, acogidos por el Club Náutico y en compañía de las tripus del Tete, Dimna y Geure Eskarretxe, mientras que otros estaban hasta 30 horas para terminarla.

Unas fotos de la regata, a la espera de poder editar el vídeo:

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=”72157627070065806″ ]

¿Qué he aprendido en esta regata?

Hay que llevar el trapo justo, ni poco ni mucho. Si vas pasado de vela, aunque tengas puntas de velocidad mayor, lo pierdes en orzadas y problemas, además de que arriesgas romper material o que alguien se haga daño. Así que no hay que ser avaricioso y reducir cuando haga falta. Casi siempre compensa.

Estudiar la méteo y tratar de tomar la estrategia correcta aunque en las primeras millas no hagamos el rumbo directo. En esta edición, alcanzar la tramontana antes de que rolase el viento en la costa era prioritario y el resultado lo demuestra. Aunque nuestro rumbo inicial no era perfecto, si nos permitía más velocidad justo en la dirección en que se suponía que encontraríamos el viento. Y funcionó.


Ago 18 2010

Vela ligera – Navegando en Raquero

Raquero, velero de vela ligera de escuela

Un Raquero, es una embarcación específicamente diseñada para el aprendizaje de la vela. Es un velero sencillo y de comportamiento noble que permite familiarizarse con los diferentes rumbos y configuraciones vélicas antes (o después, en mi caso) de pasar a barcos de crucero.

En la pasada travesía a Menorca, Andreu me hizo una demostración del manejo simultáneo de caña y escota de mayor, para controlar el exceso de potencia de la vela cuando bajábamos planeando las olas, y de ese modo evitar la orzada. Creo que unas cuantas clases de vela ligera que me den soltura me irán muy bien, así que ya voy apuntando en esa dirección.Un Raquero de vela ligera en la playa de cubellas

En la Base Náutica de Cubelles, Mario y Sara se sueltan con sus primeras clases a bordo de un Raquero de escuela. Ceñidas, empopadas, largos y viradas de boya durante tres horas, y al final un briefing para corregir errores y resolver dudas. Si aprenden rápido pasarán a manejar un Velic, embarcación algo más rápida y más inestable, que les exigirá más rapidez y concentración para gobernarla.

Velic de vela ligera

Ambas embarcaciones son un reflejo en miniatura de un barco de crucero. Foque, mayor, botavara, escota, contra… todo exactamente igual pero a una escala menor y manejable sin necesidad de winches. Y como al acabar, se suben a la playa y se desmontan, es el cacharro ideal para aprender.

Tú que opinas, ¿merece la pena hacer un curso de vela ligera? Si… No? Deja un comentario con tu opinión.

De momento, un poco de vídeo, rodado en la Base Náutica de Cubelles, mientras me voy buscando una escuela que me enseñe lo básico.