Jun 25 2014

De rumbos y estrellas

La Osa Mayor, o el Carro

Un cálido viento al través de intensidad perfecta y una ola de mar de fondo empujando con suavidad, lanza al Hydra a más de siete nudos en la buena dirección. GPS y piloto automático fallan por culpa de una batería mal conectada, así que toca llevar la rueda del timón a mano. Atrás quedan las emociones de una primera regata Menorca-Sant Joan, con su travesía de ida y su regata en el interior de la bahía de Maò, una de las más bonitas en las que he participado. La acogida del club local, las risas con los compañeros de anteriores travesías, los encuentros con nuevos y la luz, tan especial, que siempre tienen las islas.

Oscilando entre el mastil y la tercera cruceta, una estrella distante más de 100 años luz nos indica el rumbo para traer de regreso al velero con su tripulación. Ubicada en el extremo de la cola de la Osa Mayor, hoy he sentido la necesidad de localizar su nombre. Se trata de Alkaid (o Benetnasch, o η Ursae Majoris, que en esto de las nomenclaturas de estrellas todos parecen querer tener la última palabra).

Me hizo pensar en las generaciones de navegantes que habrán encontrado su camino gracias a ellas, y en como conscientes de su importancia, creaban historias y mitos que sirviesen para trasladar su conocimiento a las siguientes. En como pueblos de distintas épocas fueron ampliando el mundo que les rodeaba gracias a ellas. Para algunos, la Osa Mayor era un carro, una caravana, un cortejo fúnebre o un cucharón, pero para todos (incluso para Ulises) era una señal clara que les permitía aventurarse a lo desconocido sabiendo que en algún momento podrían navegar de vuelta a casa.

La popa arrastraba a su paso una estela de fosforescencia, medusas y plancton que, excitados por la turbulencia de la quilla, dibujaban una guirnalda que se prolongaba algunos metros hasta desvanecerse en la oscuridad de la noche. Por la proa, a muchas millas de distancia, relámpagos de alguna tormenta lejana se reflejaban en la humedad de la atmósfera y, como acompañando el festival, algunas estrellas fugaces trazaban diagonales sobre un cielo tachonado de estrellas. Tan rápidas, y tan inesperadas que dejaban a su paso la duda de si realmente las habías visto o si era tu propia mente quien te gastaba bromas.  Todo el universo parecía conjurarse para celebrar con fuego el solsticio, en una de las noches de San Juan más intensas de los últimos años, en la que también celebro haber sumado más de 10.000 millas navegadas.

Poco antes del amanecer, una luna menguante, asomando baja en el horizonte, rompió con su sonrisa torcida ese equilibrio de luces y oscuridad, como anunciando la inminente salida de un sol que acabaría con él definitivamente. Pero para cuando llegó ese momento ya me encontraba abajo en el camarote, con los ojos bien cerrados para no dejar escapar toda esa magia.


Jun 28 2011

Regata La Dragonera 2011

Una edición histórica de esta tradicional regata de altura, la Dragonera,  organizada por el CN EL Balís y el CN Andratx. Récord de la regata en tiempo real del velero Duende (12 horas), más de 8 kts de media a bordo del Hydra, y toda la noche sin dormir, para lograr un merecido tercer puesto (bueno, merecíamos el segundo, pero ya se sabe que no hay nada seguro hasta cruzar la línea de llegada 🙂

Otras cifras curiosas, en algún momento de la regata habían más de 75 nm de diferencia entre el primer y último participante, y es que las condiciones méteo fueron implacables con quienes no consiguieron salir rápido de la zona de calmas pegada a la costa. Los participantes en solitario o a dos aún lo tuvieron más difícil pues salieron 5 minutos después y eso marcó una gran diferencia. Mientras nosotros, una vez alcanzada la franja de viento de tramontana a unas millas de la costa, planeábamos con el asimétrico con puntas de 12 y 14 kts, ellos se desesperaban durante horas en calmas y ventolinas. El resultado, para nosotros, acabar la regata en menos de 16 horas -sin dormir- y disfrutar de un descanso en Andratx, acogidos por el Club Náutico y en compañía de las tripus del Tete, Dimna y Geure Eskarretxe, mientras que otros estaban hasta 30 horas para terminarla.

Unas fotos de la regata, a la espera de poder editar el vídeo:

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=”72157627070065806″ ]

¿Qué he aprendido en esta regata?

Hay que llevar el trapo justo, ni poco ni mucho. Si vas pasado de vela, aunque tengas puntas de velocidad mayor, lo pierdes en orzadas y problemas, además de que arriesgas romper material o que alguien se haga daño. Así que no hay que ser avaricioso y reducir cuando haga falta. Casi siempre compensa.

Estudiar la méteo y tratar de tomar la estrategia correcta aunque en las primeras millas no hagamos el rumbo directo. En esta edición, alcanzar la tramontana antes de que rolase el viento en la costa era prioritario y el resultado lo demuestra. Aunque nuestro rumbo inicial no era perfecto, si nos permitía más velocidad justo en la dirección en que se suponía que encontraríamos el viento. Y funcionó.


Abr 25 2011

Fotos regata Ophiusa 2011

Unas fotos de la edición de este año de la regata Ophiusa, que lleva de Sitges a Formentera.

 



Abr 14 2010

Regata Ophiusa, vídeo Oficial del Tanit

Antecedentes: el año anterior fue mi primera regata de altura, así que no pensaba perderme la ocasión de repetir. El Naruto no se apunta, así que quedo con Rik, del Telémaco, aunque ellos van bastante llenos. Óscar, patrón del Tanit necesita tripu, así que… vamos pallá!

Salida regata Ophiusa 2010Tren hasta Sitges, bajo a Aiguadolç donde buena parte de la flota ya se encuentra amarrada. Descargo la bolsa en el Tanit y vamos a hacer unos arreglos del cable del cargador que no funciona bien. Por la tarde encuentros varios con amigos y conocidos y cena en la discoteca Pachá, que todo hay que decirlo, se lo curraron dando mucho y bueno. Este tema fue una de las (pocas) quejas de los participantes en la edición anterior y este año lo han solucionado de modo impecable. Bravo por los organizadores que escuchan.

Ahora ya conozco a toda la tripu: Óscar, Dani, Toni, Xavi, Marc, Quico y Quim. Tras negociar el avituallamiento, nos vamos al barco cargados con un tupper que dará que hablar. Por la mañana, café rápido y reunión de patrones (Briefing Méteo y de seguridad) donde se confirma lo que ya anunciaban, tendremos viento de morro casi toda la travesía.

Zarpamos sobre las 11 para ir trimando todo el aparejo con tiempo y nos vamos cruzando con el resto de embarcaciones, ¡más de 60! inscritas en la prueba. Un día soleado y brisa suave, ideal para aprender a navegar.

Suena la señal de salida y nos lanzamos a por la boya de desmarque, que no viramos de inmediato como todo el mundo. Seguimos ganando barlovento pues la única opción de role anunciada para mañana es hacia el SW e interesa ir ganando algo. En este momento tenemos viento de S, que es justo el rumbo al que hay que ir, así que no nos permite rumbo directo, como suele ocurrir en el Mediterráneo. Al cabo de un buen rato hacemos el bordo y en pocas horas nos colocamos con el grupo de cabeza pero bastante más a barlovento, lo que es una ventaja, si no rola al revés, claro está.

Como no sopla demasiado fuerte y el Tanit, un Grand Soleil 40, es especialmente bueno con este viento, atrapamos a barcos de mayor eslora que se ven penalizados por su desplazamiento. La pequeña ola de proa la superamos adelantando un poco el carro del escotero del génova. De ese modo la vela de proa embolsa un poco más y tiene más potencia, a costa de perder algo de velocidad y ángulo, claro, que aquí nadie regala nada.

Pasamos la tarde en compañía de delfines que saltan en nuestra proa, disfrutando de la puesta de sol y cenando una estupenda fideuá-instant con croquetas. En la rueda de reconocimiento de las 00:00 (por seguridad cada 6 horas la organización contacta con todos los barcos por radio para saber la posición) descubrimos que estamos colocados de los primeros y eso nos anima y compensa el frío que empieza a hacer.

Durante la noche, el viento arrecia y se plantea un cambio de foque, pero en vez de eso, abrimos el rumbo unos grados y en vez de apuntar a Les Bledes (islotes al W de Ibiza), lo hacemos a Tagomago. Ese sería nuestro error estratégico; al llegar cerca de Ibiza al mediodía siguiente, una encalmada de más de dos horas nos hizo perder en poco tiempo las posiciones ganadas con tanto esfuerzo, mientras la parte de la flota que tomó la opción W nos adelantaba con facilidad.

Del pozo de Tagomago salimos montando un spi asimétrico, que nos hizo derivar a un par de nudos hasta que salimos de la zona de calmas y volvimos, como no, a ceñir a rabiar dirección a los Freus. Esta última parte en un mano a mano con Blouap Dos, un X-34, que me permitió comparar las ventajas/desventajas de usar un foque pequeño (ciñes más pero con menos velocidad) o un génova grande, que te da peor ángulo pero mejor velocidad. Así, nosotros corríamos más pero en bordos más abiertos. Al final aprovechando bien los roles conseguimos cruzar la boya de llegada poco antes que ellos. Hizo del final de regata algo entretenido, pues el resto de la flota de cabeza iba por Es Vedrà y no los vimos, y los que tomaron nuestra misma opción quedaban bastantes millas atrás.

Al final, el resultado no fue tan malo, 11º en la general y los primeros de los que tomaron la opción E (por Tagomago). La entrada al puerto de La Savina con la puesta de sol y los dos días siguientes disfrutando de la isla, ya son tema de otro post: Ophiusa, el regreso.

Aquí un vídeo de la regata.

¡A ver si encuentras tu barco!

Y, ¿qué he aprendido en esta regata?

  • Al ser tan larga (31 horas en nuestro caso), la estrategia es la clave para obtener un buen resultado. Una maniobra algo lenta o mal hecha te puede hacer perder unos segundos, pero una mala estrategia te hace perder horas.
  • Mantener la concentración, como en toda prueba larga, también es básico. Concentración a la caña para mantener ángulo y velocidad. Concentración y trimado constante de las velas, y concentración en la estrategia, la posición, etc.
  • Alimentarse, hidratarse y abrigarse bien. Antes de tener sensación de hambre o frío.
  • Descansar regularmente por turnos confiando en el resto de compañeros.  Estos dos últimos puntos te permiten mantener la concentración cuando te toca estar al 100%

Ophiusa "Temps d'Estiu"Última hora:
Este verano se celebra una edición especial de la regata. la “Ophiusa Temps d’Estiu”, dirigida a todos los que quieren cruzar a las islas y les gustaría aprovechar esa fiesta/travesía. Pronto info en la web oficial de la regata: www.regataophiusa.com