Oct 1 2011

Los faros de Baleares (Ibiza y Formentera)

Llegamos a Ibiza en rumbo directo desde Badalona, tras una agitada travesía en que casi perdemos la contra rígida de la botavara. Afortunadamente detectamos a tiempo que el pasador que la sujeta al palo se había salido y tuvimos suerte de que el tubo de aluminio con el muelle quedase retenido en la base del mástil entre las poleas de reenvío de las drizas. Teníamos todas las piezas, así que arriamos la mayor y usando la driza de amantillo fuimos templando escota y driza hasta dejar la botavara en la posición exacta, luego cazando contra encajamos todo en su sitio et voilá!, asunto arreglado. Para terminar hubo que reemplazar un grillete de una de las poleas que se había aplastado por la presión y la cosa quedó como si no hubiese pasado nada. Mayor arriba y vuelta a surfear olas camino de Pitiuses.

Durante esa semana vimos todos los faros de Ibiza, pero pude fotografiar pocos. Lo cierto es que se me ocurrió más tarde lo de coleccionarlos, así que tendré que volver a por los que faltan 🙂

El faro de las islas Bledas

Un pequeño grupo de islotes contiguo a Ibiza, que de noche o con mal tiempo conviene rodear para evitar las zonas de bajos que se extienden entre ellas y la costa. En la pasada regata Ophiusa nos servía de referencia navegando de noche cuando un fuerte chubasco lo hizo desaparecer literalmente de nuestra vista durante 20 minutos, en ese momento sólo pudimos alejarnos de allí en dirección a mar abierto confiando en el compás pues acercarse más, a oscuras y con aquel viento racheado y rolón hubiese sido una temeridad. Al terminar de llover y amanecer pudimos observarlo ya de cerca.

El faro de Moscarter (Portinatx)

Más conocido como el faro de Portinatx, destaca por su torre muy alta que se divisa desde cualquier punto del N de la isla. Siempre me ha recordado a aquellos carteles giratorios de las barberías antiguas.

El faro de Cap de Barbaria

Virando hacia el S de la isla de Formentera destaca este faro que se hizo famoso, junto al de la Mola por aparecer en aquella deliciosa película de Julio Medem que me animó a visitar la isla por primera vez.

Hay más faros; el de la Mola, en el otro extremo de Formentera, los que marcan el paso de los Freus entre las islas, el de los Ahorcados y el de la isla de los Puercos, el de la isla de Es Vedrá; uno en Tagomago que avisa, con sectores de color rojo, si estás enfilado en un bajo que hay frente a Santa Eulària, el de Botafoc, entrando a Ibiza, etc. como dije al principio, cuando vuelva prometo hacer foto. Y para compensar por ello, de momento un bonus especial, que nos encontramos volviendo de Pitiuses y dando un pequeño rodeo por…

El faro de Columbretes

Una isla de origen volcánico, entre Castellón y las Baleares. No forma parte de este archipiélago pero tiene una larga tradición farera, así que le hago un hueco que se lo merece. Durante mucho tiempo generaciones de fareros habitaron la isla con sus familias y

 

¿Qué he aprendido en esta travesía?

Las cosas más inverosímiles se pueden romper o estropear en el momento más inesperado. Que el pasador del anclaje de la contra rígida, un bulón de acero de un centímetro de grueso, estuviese montado del revés y se pudiera salir de su sitio me dejó atónito. Y eso en medio del canal, con 20 kts de aleta y olas de metro y medio. Afortunadamente todos mantuvimos la calma y era de día, así que pudimos arreglarlo. De noche y con más viento nos hubiese obligado a cambiar el destino casi con seguridad.

Hay que revisarlo todo, TO-DO, hasta las cosas que no deberían fallar nunca.


Sep 26 2011

Los faros de Baleares (Menorca)

En la segunda travesía de este verano, visitando faros de Baleares, comenzamos apuntando a Menorca para aprovechar un parte meteo favorable, que nos permitiría visitar la costa norte un par de días, antes de que se instalase la tramontana habitual en esta zona. Partiendo de Port Mataró, a bordo del Naruto, hicimos una travesía toda a vela con buen viento, y buena ola, todo hay que decirlo.

 

El faro de Cavallería

En lo alto de la punta que lleva su nombre se alza este faro situado a 90 metros sobre el nivel del mar. Es el primero que divisamos al llegar a Menorca por el N y que ya indicaba el fin de nuestra travesía del canal y la recalada en Fornells, donde fondeamos frente al puerto.

 

Faro de Favaritx

Partiendo de Addaia, rumbo a Mahón, dejamos este faro por estribor cuando nos alejábamos mar a dentro para ganar barlovento antes de la trasluchada, ya con tramuntana f5. Esta foto es del año pasado, cuando cruzamos a bordo del beWater.

 

Faro de la isla del Aire

Cuando salimos de Mahón hacia la costa S de la isla, pasamos junto a la Illa de l’Aire, un islote con muy poca elevación en el que se yergue un faro que marca el extremo SE de la isla de Menorca. Entre ambas islas, un canal con una sonda mínima de 10 metros, permite cruzar, ahorrando un par de millas cuando el tiempo y el estado de la mar lo permiten. La isla tiene un fondeadero en el que nunca he conseguido quedarme por una razón u otra. Queda en la lista de pendientes.

 

Faro de Artutx

Llegando a Ciutadella, este faro marca el punto en que cambiaremos el rumbo para alcanzar el puerto que se encuentra ya a pocas millas. En nuestro caso, apuntamos más al W y nos fuimos a Mallorca aprovechando los restos de tramuntana que nos permitieron cruzar rápida y cómodamente para poder ver sus faros.

 

En Ibiza y Formentera estuvimos a principio del verano, a bordo del Kiai, y también vimos faros, que pronto estarán en el blog 🙂


Abr 25 2011

Fotos regata Ophiusa 2011

Unas fotos de la edición de este año de la regata Ophiusa, que lleva de Sitges a Formentera.

 



Abr 17 2010

Volviendo en velero de Formentera

Acabada la regata Ophiusa, tras un día fantástico, descansando, redescubriendo algunos rincones de la isla; dejándonos invadir por la calma y la luz de Formentera, tocó el momento de partir. Tuvimos que esperar unas horas a que amainase el fuerte viento de N y así no encontrar tanta mar de proa que haría incómodo y lento el viaje. Partimos cerca de las 18:00, esperando encontrar abrigo a lo largo de la costa de Ibiza durante las primeras horas de la travesía. Iremos cuatro, pues Quico y Marc se encargan de ayudar a traer al Cometa (Un Salona 37) de vuelta a El Balís; su armador se ha lesionado una mano y ha tenido que volverse en avión

Al poco de superar la isla de Tagomago, la mar de fondo se dejaba notar. Generada probablemente por la tramontana del Golfo de León, aquí llegaba una ola larga que no llegaba a ser incómoda. Parece que elegimos bien la hora de salida. Por la VHF se escuchaban los reportes de veleros que habían decidido salir por la mañana y que mantuvieron una media penosa de 3 kts con frecuentes pantocazos y el viento de proa constantemente.

Al oscurecer no teníamos casi viento, motor a 2600 RPM y encendemos las luces de navegación. Yo me acuesto pronto, tengo sueño así que haré una guardia más tarde. Me despierto sobre las 03:00, está entrando algo de viento y rolando a E. Por la radio escuchamos barcos que, unas millas más adelante anuncian rachas de 20 kts. Rizamos la mayor en previsión, siempre es más cómodo hacerlo antes de que entre la castaña, y más de noche. Óscar va al palo con el arnés y yo ayudo desde la bañera. En 5 minutos queda listo, y 5 minutos más tarde nos encontramos el viento anunciado.

Me paso varias horas al timón, identificando constelaciones, algunas de memoria y otras en una aplicación del iPhone de Óscar que con sólo apuntar al cielo te dice cuál es cuál. Acojonante eh!

Por estribor se ve la contaminación lumínica de la isla de Mallorca, reflejada en la capa de inversión, que se aleja dejando sólo la luz intermitente del faro de Cabo de Formentor, 4 destellos, 20 segundos y vuelta a empezar.

Una luna enorme, que aparece poco antes del amanecer nos deja sin estrellas. Hace frío y la humedad va calando poco a poco. Me cubro bien y espero al mejor momento de la travesía: el amanecer en el mar. Cuando llega estoy tan tieso que ya no estoy tan seguro de que sea el mejor momento de la travesía, pero agradezco que salga el sol para ir desentumeciendo todo el cuerpo.

El sol trae más viento, del través. Seguimos con un rizo y con solo la vela mayor conseguimos medias de 7 nudos. Ahorramos combustible que queda poco. Los delfines vuelven a visitarnos  y el día transcurre tranquilo hasta el atardecer. Ya frente a Barcelona izamos “la metralleta asesina”, el asimétrico para ventolinas que nos salvó en Tagomago, y que aquí nos ayuda a mantener un poco la media… aunque por un rato y a un rumbo que ya no nos conviene. Acabaremos encendiendo el motor y enfilando directamente a la bocana del Port de Mataró.

Aquí un vídeo de la travesía de vuelta. Si lo ves demasiado largo deja un comentario y el próximo será más breve 🙂

Música del vídeo:

“slumlord” by lo tag blanco
Con licencia Creative Commons

“Music From The Sea” by Kamihamiha
Con licencia Creative Commons