May 30 2012

4ª regata Costa Brava 2012

Unas fotos de la edición de este año de la regata Costa Brava 2012, con salida en Mataró y llegada a Port d’Aro, virando previamente las Illes Medes.

Hacemos una salida digna y tras una boya de desmarque a media milla iniciamos el recorrido hasta cerca de las Medas con spi, a una media de 8 kts y con puntas de 10. Divertidos piques durante toda la noche con Dimna (First 40.7) y Miaja (Dufour 40) quienes optaron como nosotros por navegar alejados de la costa siguiendo el viento de gradiente.

Sobre las 2:00 am llegamos frente a las islas Medes en primer lugar (aunque otros patrones afirman lo mismo, así que supongo que de noche todos los veleros son pardos y ya se sabe :-). Comentamos que es la primera regata en que no veremos amanecer en las islas, que tal vez llegaremos a Port d’Aro aún oscuro, que tendremos que esperar para los cruasanes, que… orzada!, racha bestia, botavara al agua, dos orzadas más y todos a proa a bajar el spi. Seguiremos con génova, pero la alegría nos dura dos minutos porque el viento empieza a amainar, hasta detenerse por completo.

Nos encontramos con una calma absoluta que nos hace perder todo lo ganado hasta entonces, mientras observamos con desesperación que los que optaron por una navegación más cerca de la costa van apareciendo por babor, ocultando con su silueta las luces de l’Estartit. El resto de la flota, que habíamos dejado un buen trecho atrás, también se acerca inexorablemente y cuando queremos darnos cuenta los tenemos encima. Nosotros parados sin conseguir arrancar el barco y a nuestra popa, como una aparición, el Petrus (Dufour 40) con su enorme asimétrico y avanzando en silencio en la noche nos da alcance y se pierde a nuestra proa apuntando a las boyas que contornean el área protegida de las islas Medas. Otros barcos más ligeros aprovechan la mínima racha para ir ganando posiciones.

Cuando sale el sol apenas hemos conseguido rodear el conjunto de islotes.. Hay una veintena de barcos en un pequeño radio y cuatro más algo adelantados, un par de millas pero también parados. Probamos, spi, génova, el otro spi. Escotas finas para quitar peso y dejar que infle con el más leve suspiro hasta que finalmente alcanzamos una zona con algo de viento y podemos trazar unos bordos en ceñida en dirección a la meta.

Como en esta ocasión vamos 9 tripulantes a bordo, nos colgamos de la banda para mejorar unos grados el rumbo y así conseguimos recortar poco a poco distancia a Mentha (First 45 s5) camino de Port d’Aro, adonde llegamos en poco más de 19 horas de regata.

La regata Costa Brava, que en origen fue la “Rumb a Roses”, está ya establecida y con marca propia en el circuito de regatas de altura. Me permito proponer que en un futuro los organizadores incluyan el recorrido de vuelta a Mataró como una manga más de la regata que sumase en la clasificación final. Creo que podría ser un concepto interesante y permitiría aprovechar el traslado de vuelta para competir. Claro que entonces no podríamos parar en Can Flores para comer una paellita 😉

Y las fotos…



Abr 25 2011

Fotos regata Ophiusa 2011

Unas fotos de la edición de este año de la regata Ophiusa, que lleva de Sitges a Formentera.

 



Abr 14 2009

Mi primera regata de altura. La regata Ophiusa 2009

Traje de agua, botas, zapatos del barco, guantes, crema, otros guantes, un forro… no mejor dos, más ropa por si se moja… la cámara, un par de ópticas, un flash por si acaso… al final acabo con dos bolsas hasta los topes. Pero la primera vez has de pagar la novatada y no se muy bien que necesitaré y que no. Añado un frontal, un saco de dormir y ya no me cabe… dejo un forro. Cogeré un tren y así no dejo el coche en Sitges tantos días. Además a la vuelta iremos a Mataró y será un lío ir a recogerlo.

Me llama Tomas, él iba a Garraf y me puede acercar a Sitges pero sale ya. Corro a comprar comida, la cola del súper interminable, para variar. Tomas me llama, ya está en la puerta! Vuelo a casa, cojo la bolsa y llego al coche que parece que me mude de piso, pero es lo que hay. Comida en el CN de Garraf (Hay que ver ese pueblo. Es increíble!) vemos su barco y bajamos a Aiguadolç en el coche de David, un tipo que amarra su cata allí y que se ha pasado 10 años navegando por el Pacífico. Encontramos al Naruto y a Dani y Héctor que lo han traido desde Mataró. Dejo unos trípticos de Anavre en las bolsas de los participantes que hay que aprovechar cada ocasión de promocionar y José María, el organizador de la Regata Ophiusa ha colaborado encantado en ello.

9:00 Briefing en el hotel de Aiguadolç. La parte méteo muy bien explicada con proyección de GFS y GRIBS  y buena interpretación. Tenemos un SW suave para empezar, una encalmada prevista para la noche y la entrada de vientos del SE para mañana, que rolarán a SW por la tarde noche con posibilidad de chubascos. Ahora sólo queda por decidir si dejamos Ibiza por Br o por Er, que es opcional.

Salida Ophiusa 2009

12:10 Salimos bastante bien, detrás del Cometa, el Ninuriata de Jan Santana y otro. Toni decide seguir cerca de la costa para garantizarse la brisa hasta el atardecer. Bajamos hasta la térmica de Cubelles a muy buen ritmo y ahí el viento rola un poco por lo que viramos a rumbo 180º, apuntando a Ibiza. Trimamos velas constantemente, punteando para lograr la mejor ceñida y ajustando sin descanso para sacar décimas de nudo extra. Los contrincantes tampoco regalan nada. Al poco de arrumbar mar adentro oimos un resoplido y un Rorcual asoma la cabeza y vemos correr todo el lomo y una pequeña aleta. Un bicho enorme. Al poco unos delfines empiezan a jugar con la ola de proa del Naruto. Todo esta magia ya hace que valga la pena el viaje.

Delfines en la Ophiusa

El sol cae mientras nos acercamos a la plataforma de Casablanca. Ahora están construyendo una segunda torre. Plataformas petrolíferas de TarragonaIzamos el spi para aprovechar hasta la más mínima brisa. Al rato casi nos detenemos por completo. Ha llegado la encalmada. Soplando el spi

_bix3489Todos haciendo banda a sotavento logramos poner en marcha de nuevo al barco y así transcurre una noche mágica, de luna llena, mar de aceite y silencio sólo roto por el murmullo del agua sobre el casco y algún chapoteo de delfines que pasaban a saludar. Otro momento mágico.

Noche mágica en la regata Ophiusa

Amanece cubierto. Hace frío. La borrasca anunciada ya está encima nuestro. El viento empieza a soplar de E-SE, como indicaba el parte. Hay que pasar por Tagomago. ¡Lo tenemos tan claro! Ceñida rabiosa con ola de cara durante unas horas. Se hace interminable. Cambio de planes y apuntamos a Es Vedrà, tras un rato avanzando rápidos, pasamos de 20 nudos de viento a una calma absoluta. Toda una hilera de barcos parados. Miramos arriba, una hilera de nubes marca la convergencia, al otro lado, tal vez a una milla, está soplando de W, pero como no vayamos remando… Ponemos el spi y damos media vuelta buscando la señal sobre el agua que dibujan las rachas de brisa. Poco a poco cogemos velocidad y nos ponemos en marcha de nuevo. Parece que al fin será por Tagomago. ¡Lo teníamos tan claro!

Ciñendo rumbo a Tagomago

Haciendo banda en el NarutoOscurece antes de alcanzar la isla. La carta indica una losa oculta en el canal entre Tagomago e Ibiza, así que tenemos que ceñir más todavía para rodearla. La nube negra sobre nuestras cabezas empieza a relampaguear y tomamos un rizo. Al instante, el viento rola 180º y empieza a soplar a 20 y 30 nudos del W. Todos en banda y trabajando a tope la escota de la mayor, planeamos con puntas de más de 11 nudos durante casi dos horas. Eso nos da ánimos de nuevo, nos hemos mojado pero al menos ha servido de algo. Además no hemos roto nada y nadie se ha hecho daño, doble victoria. El viento calma al enfilar los Freus, zona de bajos entre las islas, la sonda marca solo 8 metros cuando pasamos entre las marcas. Me gustaría más pasar esto de día, pero es lo que hay, y ya queda poco. Al otro lado hay más ola, seguro que los que fueron por el W de la isla también han tenido un buen meneo. Ya vemos las luces del puerto de La Savina, cruzamos la boya a la 1: 30, tras 37 h 29′ de navegación. Cansados pero contentos. Nos abarloamos al muelle y a dormir, ya nos ducharemos mañana!

Mientras me duermo, pienso que estoy contento de la experiencia: condiciones variadas, trimado y cambio de velas incansable, siempre buscando la máxima velocidad, estrategias, viento nulo, flojo, medio variable, fuerte, racheado, mar en calma, rizado, olas…

El día siguiente Formentera tenía otro significado distinto a las anteriores veces en que había estado (llegando en avión a Ibiza). Día de charlas de pantalán y comentarios de sobremesa con E-clipse, Ventarrón, Mundo Redondo y Corintian, hablando de Minis, de proyectos, de Córcega… pero eso ya es otra historia.

Ophiuseros varios

Tras la cena y entrega de premios, y la sospecha de que no todas las regatas las encontraré tan bien organizadas, con tanto cariño y eficiencia, largamos amarras y cruzando la bocana vemos un arco de luna (como un arcoiris pero blanco) entre las nubes y la llovizna. Surrealista, como lo fué todo el viaje de vuelta, pero eso también es otra historia 🙂