May 6 2010

Regatas de cruceros en El Balís

Fin de semana completo en el puerto de El Balís -Sant Andreu de Llavaneres-, sede de la Setmana Catalana de Vela de este año. Las primeras impresiones, fenomenales. Un montón de veleros de todas clases. y el puerto lleno a reventar de participantes poniendo a punto sus embarcaciones. Una cantera tremenda de niños y jóvenes compitiendo en Optimist, Láser, Catamarán, Patín de Vela, 29ner… y por supuesto Cruceros.

Salimos del puerto tras descargar parte del peso innecesario (balsa, velas que no usaremos, cajas de herramientas) aunque sin exagerar; hay quien le quita hasta los armarios a fin de eliminar peso y tener algo de ventaja. Aún no somos tan fanáticos; aunque todo llegará. De camino al campo de regatas, donde ya ha llegado la mayoría de los veleros, izamos mayor y génova y vamos ajustando los pequeños detalles necesarios para sacar todo el rendimiento a las velas de regata que llevamos: tensión de drizas, pajarín, cunningham, backstay…

En los cinco minutos previos a la salida ya se ve, en la agresividad de los participantes, que esto no es la regata dominguera de club a la que estoy acostumbrado. Los gritos son más fuertes, las maniobras más radicales y se pasa todavía más cerca de los otros barcos. Algunos patrones más curtidos toman el pulso a sus contrincantes para ver hasta donde son capaces de arriesgar… y así tomarles ventaja en la salida o forzarlos a salir fuera de línea.

Tomamos la salida bastante bien pero al poco, otros veleros mayores nos empiezan a desventar y nos dejan casi clavados, así que virada y cambiamos al bordo mar adentro. Como vamos casi solos, el viento más limpio nos da la sensación de velocidad, pero llegando a la boya de barlovento (al E-NE) ya vemos que la opción táctica ha sido la mala. Viramos boya, izamos spi, pero no acaba de inflarse bien, entre el poco viento y un trimado incorrecto. Desesperación, nervios, se arreglan cuatro cosas y empezamos a correr de nuevo. Llueve un poco. La regata son dos tramos de barlovento y dos de sotavento. En el segundo tramo empezamos a recuperar algo, pero el viento cada vez más débil nos impide alcanzar al grupo de cabeza.

Al finalizar la regata, el viento cayó del todo e impidió celebrar las previstas a continuación, así que tras un buen rato esperando a flote, nos mandan de vuelta al puerto, donde entramos sorteando las docenas de embarcaciones de vela ligera que llegan remolcadas por las zodiacs de la organización. El resto de la tarde lo pasamos entretenidos repasando las velas 😉

La mañana siguiente amaneció con una previsión de viento un poco mejor. Había rolado a S y el sol que se dejaba ver a ratos iba calentando la brisa. Saludamos a l’Oreig, un A35 que contaba a bordo con algunos tipulantes habituales de Mataró (José y Toni). Es un barco que me gusta mucho desde que probé uno igual un día subiendo a Rosas.

La primera regata tuvo dos salidas anuladas porque bastantes barcos traspasaron la linea de salida antes de tiempo. A la tercera va la vencida, pero esta vez nos la saltamos nosotros y no nos dan opción de repetir, habían izado bandera negra que significa que el que se pase queda descalificado 🙁

¡Pues vaya! Así que hemos de esperar a la siguiente regata, pero para aprovechar el tiempo vamos hasta la boya y a la vuelta hacemos un entrenamiento de trasluchadas con el spi. Óscar dirige, Quico nos da instrucciones… y a base de muchos intentos le acabamos cogiendo el tranquillo. De modo que en la siguiente regata hicimos un par de trasluchadas en el tramo hacia la boya de sotavento que salieron perfectas y nos permitieron alcanzar a varios barcos.

Pero bueno, dejo de dar la chapa y… adentro vidrio… digo vídeo.

Música del video:

CCmixter.org” by Code
con licencia Creative Commons