Regata Marbor. Una regata al revés

Una de las cosas incordiantes de las regatas de cruceros, es el tema de los ratings y los tiempos compensados.
A diferencia de las clases monotipos, en que todos los barcos son de idénticas características y compiten en tiempo real, en vela de crucero navegan la misma regata barcos muy diferentes entre si. Para hacer posible esto en condiciones más o menos justas para todos, se asigna un handicap (rating) a cada barco que se multiplicará por su tiempo final, dando el tiempo compensado. Con lo que al cruzar la línea de llegada, aún no sabes en qué posición lo has hecho, pues barcos que vienen por detrás pueden “adelantarte” en tiempo compensado.

La regata de hoy ha cambiado eso. En vez de aplicar el tiempo compensado en la llegada lo han hecho en la salida. De este modo, los barcos con el rating más bajo han salido los primeros y a nosotros nos ha tocado 16’12” más tarde. Por detrás partían los que tienen un rating superior al nuestro.

Aunque a primera vista elimina parte de la estrategia de una regata, como es la posición de salida; el resultado ha sido mucho más emocionante de lo habitual, con una referencia constante de a quién perseguías y quien te perseguía a ti. Y sobre todo, al cruzar la línea de llegada ya se sabría el ganador. Viradas, desventes, roles y un viento fresco y racheado lo han acabado de aderezar.

Llegando a la piscifactoría de El Masnou, punto de virada, hemos coincidido con la regata local, lo que ha complicado algo más las cosas para algunos. Nosotros con un rizo pudimos mantener algo mejor el control.

A continuación, la empopada de regreso a Mataró a terminado con algunos spis rotos. Al seguir sólo con génova hasta pasar la zona más racheada, luego pudimos usarlo para una llegada a meta de infarto. Más de uno tendrá una contractura de cuello de tanto mirar atrás 🙂

Invertir el proceso, ha sido una gran idea para hacer más divertidos nuestros juegos con el viento 🙂