Feb 6 2011

Hidrólisis y Ósmosis en embarcaciones con casco de fibra de vidrio

Una de las facetas en la formación como navegante se localiza en el área de reparaciones y mantenimiento, por la que tarde o temprano has de pasar si quieres que te dure el barco, aunque sólo sea hasta llegar a tierra.
Saber arreglar una pequeña avería a bordo puede suponer la diferencia en unas vacaciones o ahorrarte un costoso remolque en algún caso. Hacer un mantenimiento preventivo te puede ahorrar mucho dinero en reparaciones posteriores, a la vez que te permite conocer a fondo el barco y acaba dándote más seguridad.

Seminario Hidrolisis del PRFV

Este fin de semana tuve la suerte de poder asistir, dentro de los ciclos que organiza ANAVRE en su campaña “Más formación, menos legislación” a un Seminario sobre PRFV (Poliéster Reforzado con Fibra de Vidrio) y las diferentes patologías que muestra con el paso del tiempo, debido a esfuerzos, golpes, mal mantenimiento o simplemente al envejecimiento normal de un material sometido constantemente a la agresión de los elementos, el sol, los cambios de temperatura, la salinidad, etc.

Observando de cerca las ampollas de ósmosis

Ya había asistido a una primera conferencia, teórica, en la que Agustín León Ibáñez nos explico el proceso químico que sufre este material en contacto con el agua. Las resinas, que son solubles en agua, son muy sensibles a cualquier infiltración de agua, tanto del mar en el exterior, como de cualquier líquido en las sentinas. Si la capa impermeable de protección, el Gel Coat y las imprimaciones se agrietan o se desgastan -por ejemplo, lijando más de la cuenta al retirar capas de patente antifouling, o mezclando pinturas que reaccionen químicamente- las fibras del interior se hidrolizan por ósmosis y las diferentes capas de tejido y mat de fibra de vidrio se van despegando y deslaminando hasta formar huecos que se rellenan con ese líquido, mezcla de agua y resina que tiene un PH ácido que produce las famosas ampollas de Ósmosis de olor avinagrado.

Fibra hidrolizada en una pala de timón

Así pues, el problema no está en la ósmosis, que es sólo el proceso mediante el cual un líquido atraviesa una membrana por diferencia de presión, sino en la hidrolización del PRFV que pierde así sus propiedades de resistencia mecánica.

La verdad es que la explicación es algo compleja y es complicado resumirla aquí. Lo mejor es mirar en su página web, en al que hay mucha información técnica y seguir unas recomendaciones en los procesos de reparación, que por otra parte son de una lógica tan aplastante que es sorprendente que en muchos varaderos no se sigan y empeoren el problema en algunos casos.

Casco cubierto para protejerlo de la humedad

Por cierto, el verano pasado pude ver una actuación en varadero con este sistema y me sorprendió, que incluso a pleno sol, el casco estaba protegido de la humedad por un doble toldo de lona y plástico, para impedir que la fibra se humedeciese durante las noches.

Lijando capas hidrolizadasDelimitando zonas por cuadrantesPuntos de hidrólisis saneados. Luego se rellenarán con masilla epoxiDiferentes capas. Pintura/Imprimación/Masilla Epoxi/GelCoat/Fibra

Me ha sido imposible grabar en vídeo todo el Seminario, que dura todo un día, pero aquí cuelgo un resumen para que se vea su carácter eminentemente práctico. Y si tienes la ocasión de asistir a uno, no te lo pierdas, te aclarará muchos conceptos.

Agustín también edita este libro, en el que, con su peculiar estilo, instruye sobre los procesos de hidrolización y ósmosis en la fibra. Todo ello mezclado con numerosas anécdotas vividas durante su larga experiencia entre barcos y astilleros. Lo recomiendo.

Ah, y de paso conocí a varios navegantes, de Tarragona, de Bilbao, del Maresme… que se desplazaron expresamente hasta Vilanova a seguir el curso.

UPDATE: En este enlace puedes escuchar una entrevista en 360Radio, La Radio Náutica de Catalunya, a Agustín León, el autor del Seminario y del libro sobre Hidrólisis. Gracias Rosae por el link.


Sep 19 2010

Curso de Vela ligera en CV Mataró – Vídeo

La costa del Maresme es un lugar ideal para la iniciación a la vela. Un sinfín de Clubes de Vela ofrecen clases desde la iniciación hasta la regata. Optimist, Gamba, Raquero, 420, Laser, Hobbie Cat y un largo etc.
De todos ellos hemos elegido el CV Mataró para mejorar nuestra soltura a la caña. Estas embarcaciones ligeras e inestables son idóneas para clarificar algunos conceptos, asimilar las técnicas y mejorar la habilidad a la caña que servirá luego para manejar barcos más grandes. No en vano los mejores regatistas de este país, han comenzado por la vela ligera.

Optimizar la relación velocidad/ángulo de ceñida, controlar el reparto de pesos, establecer rumbos que permitan una mayor velocidad media con olas -que nos se pare el barco-, negociar las olas en la empopada para facilitar el planeo, utilizar la contra de la botavara para estabilizar el barco, montar toda la maniobra de spi, trasluchar y arriar. Son cosas que se hacen en vela de crucero, pero que en estas pequeñas embarcaciones se visualizan mucho más rápidamente porque las reacciones son inmediatas y todo esta cerca y a mano. Si haces algo bien, la gratificación es instantánea, si lo haces mal, lo pagas enseguida 😀

Si como yo, notas que te falta percepción de conjunto cuando navegas en crucero, simplificar al máximo navegando en una embarcación de vela ligera pondrá todo en su sitio y te facilitará la progresión. Comprobado.

Y además… ¡es muy divertido!

PD. Déjame tus impresiones en la sección de comentarios, porque estoy pensando en continuar con un curso avanzado y quiero saber qué te parece.


Ene 25 2010

Mil formas, mil colores

Un año aprendiendo a navegar.

Llenando la retina de formas y colores.

Descubriendo la vela, descubriendo el mar.

Haciendo amigos, apasionados por la navegación.

Todo acaba de empezar.

Si te gusta la música, de Introspectiva, no te pierdas su Myspace