Abr 4 2009

Vela en Tarragona – El Llangar

Este sábado hemos salido a navegar invitados por Ricardo, amigo de la costa, a quien conocimos en unas prácticas de Argos en Torredembarra. Ricardo y su hijo Ferran son armadores de un Cirrus 3/4 diseño de German Frers que es un lobo con piel de cordero. Lo ves ahí en el pantalán y piensas, bueno, vamos a pasar la mañana pescando. Pero este barco es un cacharro de regatas que va muuuy bien, con velas muy buenas de esas llenas de hilos de dyneema, kevlar y carbono por dentro.

A continuación unas fotos y el resto del relato luego, que tengo prisa…

[flickr-gallery mode=”tag” tags=”album_4″ tag_mode=”all” sort=”date-taken-asc”]

Pues lo dicho, aunque Windgurú nos auguraba un aburrimiento mortal, con vientos flojillos y un día nublado, salimos sobre las 10:30, porque para estar en tierra, más vale irse a flotar por ahí.

De entrada ya hacía sol. Salimos del puerto y la superficie del agua parecía aceite. Rodeamos algún mercante fondeado y ponemos rumbo a Torredembarra. Al quitar motor nos movemos a menos de un nudo, pero, ¿quién tiene prisa?. Poco a poco se van viendo rachas que rizan el agua y al final a base de ceñir conseguimos un viento relativo aceptable.

Francesc, amigo de Ferran, que nos acompaña sabe navegar muy bien así que cuando ya nos hemos alejado un poco de la costa sugiere sacar el spi para aprovechar y hacer un largo hacia el E. Para montar el spinnaker:

  1. Pasar las escotas del espi desde el balcón de proa y por fuera de los candeleros hasta las poleas que hay a la altura de las aletas.
  2. Colocar el tangón en la campana que hay en el mástil. El otro extremo tiene una pinza en la que sujetaremos la contra y el amantillo del tangón, que nos permiten elevarlo y fijarlo a la altura deseada.
  3. Subimos la bolsa con el spi a cubierta. Si se plegó bien, encontraremos los tres puños a la vista, con su correspondiente ollao. El que tiene un grátil de cada color es el puño de driza y lo sujetaremos con un mosquetón a la driza del spi que está en el palo. Los otros dos corresponden a las escotas. Uno va al extremo de tangón y será la braza y el otro va a la escota de sotavento. IMPORTANTE, todos los cabos se han de pasar por detrás del génova, que evitará que se infle el spi hasta que lo izemos del todo.
  4. Izamos, enrollamos génova…. y a volar!
    7,5 nudos con un vientecillo suave de poco más de 10 nuditos. No está nada mal este Cirrus.
  5. Un tripulante, el trimmer, ha de llevar sujeta la escota y soltar o cazar en función de cómo se infla el balón del spi, para tener la máxima potencia sin llegar a colapsarlo. El grátil de barlovento se pliega como un borde de ataque cuando te pasas, pero pierde potencia si te quedas corto. Esto ya lo tenía más o menos claro de cuando estuve con el Naruto en la Maresme Sud

Esta vez ya me entero bien de como funciona toda la maniobra, no hay como hacer las cosas despacito… gracias Francesc 🙂

Llevar la caña (el Llangar no lleva rueda de timón) es bueno y malo a la vez. Es mucho más sensible y directa que la rueda, pero cuando quieres reaccionar rápido te lías porque has de moverla al revés. Al ir de empopada, la sensación es confusa hasta que partes de orzada y entonces endurece repentinamente. Si te confundes al corregir con la caña aún te vas más. Cuando consigues corregir te pasas al otro lado y puedes trasluchar la botavara… en fin, no nos queda nada! Francesc montó una retenida con un cabito después de que tuviésemos que hacer un cuerpo a tierra forzoso.

Pasamos de largo Torredembarra y decidimos arrumbar de vuelta a Tarragona, para poder comer el bocata sin estar tan pendientes de la vela. Se baja fácil. Con el génova enorme tenemos un ángulo de ceñida muy bueno y vamos a buen ritmo. Poco a poco se le va pillando el tranquillo a la caña (en ceñida es más fácil) y entonces es disfrutona por la sensibilidad que te da. Cazamos a tope génova y mayor para apuntar directos a puerto. Escorados y boca abajo para cazar bien el winche, me mareo un poco… será el ajo?

A una milla avistamos al Argonauta y nos retan a una carrera. En teoría a mayor eslora mayor velocidad, pero no es el caso, el Llangar es mucho Cirrus y los dejamos atrás hasta que se baten en retirada.
Llangar 1-Argonauta 0. Esto tendrá revancha, je, je.

En Port Tarraco nos acercamos a ver al SYL, un velero de 140 pies que tiene allí su base. Tienen razón los físicos cuánticos cuando dicen que existen universos paralelos. Ese barco es otra dimensión. Hay que verlo.

Edit: Añadidas fotos de Ricardo